Rosas rojas para Lina Ruz, la madre del Caguairán (+ Audio)

Texto y fotos Lázaro David Najarro Pujol/Radio Camagüey

Holguín, Cuba, 21 sep.- Cada tres días José Batista Cruz recorre desde Guaro a Birán 62 kilómetros en su vieja moto Ural para depositar un ramo de flores en la cúpula donde se encuentran los restos de los padres y hermanos fallecidos de Fidel Castro Ruz.

“Siempre lo he hecho voluntariamente, como si fueran familias mía”, testifica este anciano venerable que en su juventud le entregaba rosas a Lina Ruz González, la madre del líder histórico de la Revolución.

Trabajaba en la guagua de Cueto a Birán. Las flores eran depositadas en la bóveda de la familia de los Castro-Ruz en Marcané, y luego en la de Ángel Castro Argíz, fallecido el 21 de octubre de 1956.

Desde que Lina pereció, el 6 de agosto del 1963, José se dedica ininterrumpidamente a cuidar el panteón, primero en Marcané, municipio de Cueto, y luego en Birán.

A Fidel Castro y Cecilia Sánchez en una visita al sitio les llamó la atención las rosas rojas en la bóveda de Lina y se interesaron por el autor de la iniciativa. “Me pidieron que continuara la tradición. Las rosas nunca han faltado y ya transcurrieron 55 años”, precisó.

Este hombre de corazón sencillo de 84 años de edad considera a Lina una madre. Siempre le lleva un ramo de rosas rojas. Se comprometió mantener viva la tradición hasta su muerte.

Las flores actualmente las deposita para todos los familiares sepultados en la cripta que se encuentra en la casa donde nacieron Fidel y Raúl Castro Ruz, actualmente Museo Conjunto Histórico Birán. Lina es oriunda de la localidad pinareña de Catalina, en Guane, donde vio la luz el 23 de septiembre de 1903 a orillas del río Cuyaguateje.

El Gobierno del municipio de Cueto le facilita las flores, pero cuando la sequía afecta José viaja a otras localidades para buscarlas y así nunca falten en las criptas.

Le profesaba un gran cariño a Lina en vida. Admiraba a la sencilla mujer y la veía con ojos que solo un hijo puede contemplar a una madre.

Desde que tenía 21 años de edad José Batista Cruz se dedica a los arreglos de flores naturales. Asegura que cuando él muera su hijo continuará la tradición.

Observa el paisaje hermoso de Birán. Los ojos tristes van más allá del horizonte como buscando en el espacio y el tiempo a Lina Ruz González para entregarle un ramo de rosas rojas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: