Una mecánica comunitaria efectiva para la vacunación (+ Fotos)

Por Diosmel Galano Oliver/Radio Camagüey

Agosto, 2021.- Desde el 1ro de julio inició la historia de la inmunización con la vacuna anti COVID-19 Abdala en el poblado de San Serapio, y por más de un mes fue este el principal tema de conversaciones entre los habitantes de esta comunidad de la geografía agramontina.

Hoy la mayoría de quienes allí residen tienen en su cuerpo las tres dosis del inmunógeno, primero de Latinoamérica para combatir al coronavirus SARS-CoV-2 empeñado en arrebatar millones de vidas por todo el orbe; además de trastocar las dinámicas hasta en los rincones más apartados.

Abdala también incidió en las dinámicas de los camagüeyanos, ya sea en el campo o en la ciudad llegó con su carga salvadora de conocimientos y esperanzas para encontrar un pueblo que ajustó todos sus engranajes para hacer efectiva la vacunación.

Cuenta Norquis, la delegada, que la mayor parte de los vecinos respondió al llamado de apoyar el proceso y desde un poco de café para que no le faltara al colectivo o un carnero para ponerle calorías a las comidas aportaron para bien de la salud del barrio.

En San Serapio, tras el telón de los pinchazos salvadores se tejieron otras proezas igual de necesarias y admirables; a Maité y Alex convertidos en los cocineros del momento, a Iniubis como jefa del pantry, a los choferes que trajeron desde la ciudad los frascos de Abdala y movieron a quienes necesitaron de ayuda para llegar hasta la escuela, donde funcionó el vacunatorio.

Parte del team Abdala en la comunidad de San Serapio

Claro que no puede faltar el reconocimiento al grupo de salud de la comunidad, a los profesionales del Policlínico Carlos J. Finlay que reforzaron su labor, a los jóvenes que no se despegaron de los pacientes, a los profesores que asistieron en todo y a quienes contribuyeron con el cumplimiento de cada etapa y la limpieza de los locales.

Así estuvieron siempre disponibles las pastillas para controlar la presión arterial, quien manejara la silla de ruedas o trasmitiera los mensajes de los horarios según las edades; tampoco faltó el apoyo para los más ancianos y hasta las bromas con quienes todavía se impresionan ante el pinchazo.

Más de mil 800 dosis de Abdala se suministraron en San Serapio, en esta comunidad se respira la satisfacción del deber cumplido, de avanzar hacia la victoria ante la COVID-19 y se mantienen los engranajes en punto para cuando llegue el turno a los más pequeños del barrio. (Fotos del autor)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: