Camagüey, Cuba, 3 ago.- Rafael Ramírez Rodríguez, especialista de ese centro y actualmente prestando servicios en la subdirección técnica, explicó que en estos momentos el CDT se comporta al 98,8 por ciento, aunque la aspiración es llegar a una estabilidad por encima del 99 por ciento.

El papel del movimiento de innovadores en la institución, que celebró recientemente su fórum de base, es fundamental para alcanzar esos resultados, pues muchas de las soluciones aplicadas son fruto de la inventiva y la creatividad, ante las dificultades de Cuba para adquirir piezas de repuesto.