Aunque el mal llamado sargazo – son otras las especies de plantas marinas que habitan en esa zona- cause molestias a los bañistas en la playa camagüeyana más popular, los especialistas del CIMAC insisten en que el conocimiento sobre sus beneficios permitirá una mayor sensibilidad hacia su protección.