Marzo, 2019.- Teatro del Viento continúa sorprendiendo al público con una intensa producción. El 2 de junio cumplirá 20 años, y aún se percibe una alquimia de gran familia que transgrede el escenario. En sus inicios en el año 1999 dirigió la mirada para dialogar con el público infantil y juvenil, pero la indagación sobre nuevos códigos los llevó a tomar por otros senderos.

Desde ayer ofrece No tengo saldo, de las manos del principal artesano del grupo, el director y dramaturgo Freddys Núñez. Devela un espectáculo conmovedor y patriótico, no con un discurso unidireccional que dice de “lo mala que está la cosa”, sino porque inyecta, desde la verdad interpretada por los actores, la necesidad de seguir pujando un futuro mejor para nuestro país. Hacer Patria es crear las bases día a día para que germinen flores.